Bueno para ti, bueno para la Tierra

El tomillo que nosotros encontramos en el mercado, en la sección de las especies, en realidad es el llamado Thymus vulgaris, una de las más conocidos miembros del género de 1500 especies de plantas aromáticas herbáceas y perennes, al que pertenece.

Sabemos muy bien del uso culinario común  que esta hierba tiene en la cocina mediterránea por su intenso olor y su característico sabor. Es un condimento perfecto para el pescado, el marisco, el pollo y las verduras, pero es imprescindible para aromatizar aceites y vinagres y para los aliños, aderezos, salsas y adobos. Se puede consumir tanto fresco como seco, dependiendo de la receta.

Sin embargo, su uso original no fue el gastronómico, sino que desde los antiguos egipcios se utilizaba como hierba para los embalsamientos. Los griegos lo utilizaban en sus baños y lo quemaban como incienso en sus templos y en la Edad Media para los funerales. Para los griegos también era una planta medicinal para las heridas graves y más adelante para curar el asma.

A parte de todas estas utilidades, hoy en día se ha descubierto una lista muy larga de propiedades y por tanto, muchos beneficios que nos puede aportar, el tomillo, en belleza y salud.

Esta hierba aromática es:

  • Digestiva: estimula el apetito y ayuda a eliminar los gases. Por otro lado, también se utiliza para tratar la diarrea infantil (infusión)
  • Antiparasitaria: Ayuda a expulsar parásitos y lombrices intestinales (infusión)
  • Antiséptica y Cicatrizante: Cierra y sana heridas y tratar la piel dañada por hongos (infusión)
  • Tiene propiedades expectorantes: ayuda a evacuar mucosidades de las vías respiratorias y modera los efectos de la tos, por tanto, se utiliza para tratar el asma, dolor de garganta, laringitis, sinusitis, amigdalitis, faringitis, ronquera y gripe (inhalaciones e infusiones)
  • Tónico y antioxidante: ingerir su infusión nos ayuda a tonificar tanto el físico como la mente y a combatir el envejecimiento.
  • Estimulante de la circulación capilar , ayuda al crecimiento del cabello y a combatir la caspa (en este caso es un uso externo)
  • Buen aliado para la boca: ayuda a combatir la halitosis (mal aliento), a cuidar y a mantener sanos los dientes y encías y a combatir infecciones como aftas y herpes.(enjuagues)
  • Regularizadora del ciclo menstrual (infusión)
  • Muy útil para combatir infecciones del aparato urinario tales como cistitis, uretritis, vaginitis y prostatitis (uso tanto externo como por vía oral)
  • Combatiente del dolor de cabeza y migrañas (infusión)
  • Repelente de mosquitos (el olor de la plata fresca o del aceite esencial aleja a los mosquitos)

Para tratar las afecciones anteriormente mencionadas, el tomillo se puede ingerir como infusión o jarabe y el uso externo de este se hace a través de los baños medicinales y los aceites esenciales.

La miel y el limón en la infusión acentuarán las propiedades expectorantes y anticatarral.

Los aceites esenciales se utilizan en vaporizadores o para inhalar una gotita en caso de gripe. El aceite es el único que hay que utilizar con moderación y nunca utilizarlo directamente sobre la piel.

El tomillo tiene una toxicidad muy baja, por lo que no se han encontrado contraindicaciones a su uso, aún así, te recomendamos que lo consumas con moderación pero siendo constante.

Añadir un comentario

* Los comentarios tienen que ser aprobados antes de su publicación